lunes, 9 de mayo de 2011

LA NANA ELECTRONICA


El fenómeno en México de la teleaudiencia ha crecido de tal manera que aun con los resultados en la mano, no se alcanza a evaluar el alcance de esta en los niños.  Convertimos a la television en una “nana electrónica”. Como prueba, una familia en México pasa un tiempo promedio de 49.5 horas a la semana frente a la tele, y aun mas, se dice que los hogares que cuentan con señal satelital o cable estas horas se rebasan con facilidad.
La televisión, amoral al fin, afecta para bien o para mal. Si consideramos que los programas transmitidos son sin bien nos va, amorales, en caso contrario inmorales, entonces el resultado es de esperarse:
·         Al terminar la secundaria, un adolescente habrá pasado ante la tele el tiempo suficiente para haber visto unos  150,000 episodios violentos y aproximadamente 25,000 asesinatos.


·         En estados Unidos, la televisión muestra aproximadamente 25 imágenes violentas por hora.
·         algunos investigadores de este fenómeno aseguran que entre los 5 y los 17 años un menor habrá visto entre 15,000 y 18,000 horas de televisión, tiempo mayor al que dedican a la escuela.
·          En los programas transmitidos en los países industrializados, al presentan personajes que se suicidan, el índice de suicidios aumenta en los jóvenes.  Y sucede exactamente lo mismo en escenas con contenido sexual,  es decir, que de este modo los embarazos en adolescentes y las violaciones a mujeres aumentan.


·         En diversos países de Latinoamérica son más conocidos los personajes de televisión que los héroes de la patria. Y ni que decir de las vidas de relevancia espiritual.

Del impacto social se puede decir mucho, sin embargo  el daño mental mental y educativo es tan o mas serio y evidente:

CARACTERÍSTICAS AMORALES O INMORALES EN PROGRAMAS INFANTILES


·         Violencia Irreal. Disparos, golpes,  caídas y la recuperación asombrosa del personaje. Para un niño menor de 5 años, al que se le tiene que explicar la diferencia de lo real y lo irreal y sin tener orientación al respecto, como es común, tendrá serios conflictos de conducta.
por ejemplo: Tom y Jerry, El coyote y el correcaminos, Piolín y silvestre, etc.




·         Violencia Verbal y psicológica: Lenguaje obsceno que denigra a la persona que lo recibe, apodos, adjetivos calificativos, a la persona que agarran de "bajada", etc. La Vaca y el Pollito, padrinos mágicos, Drake y Josh, etc.




·         Sexo confuso, explicito, vulgar y perverso: Desnudos femeninos, frases sexuales en leguaje adulto y que un niño entiende distorcionadamente, voyerismo, froteurismo, confusión sexual en donde el protagonista, tiene  personalidad andrógina, asexual y/o homosexual. Muy dañinos para niños en etapa de formación, en donde  define su identidad sexual.




·         Dolor y Desesperanza. Los conflictos sociales y personales son llevados a la televisión sin explicar al público principal, los niños, la razón de estos. Nunca hay soluciones reales, la psicología del personaje es de depresión,  autoestima baja, tendencias suicidas como solución de problemas psicológicos, resentimientos con la familia, la sociedad, Dios, etc.


  


·         Materialismo. aquí se fomenta el poseer bienes materiales y consumismo por encima de objetivos significativos, no se piensa en la lealtad a un grupo, sino en el individualismo ególatra, no busca la significación, mucho menos los valores, etc. La importancia de ser popular, de ser el mejor sin importar a quien se pisotea, el bulling como parte de la vida escolar, el resistirlo porque "el otro" es mejor que yo. Los  guapos son exitosos, con un acervo cultural rico, son personas de mundo, etc.

.


·          La confusión espiritual: El diablo que se vuelve bueno, un mundo donde no existe la culpa hagas lo que hagas, el fin sin importar los medios, una vida disipada y sin consecuencias. El demonio objeto de la burla del protagonista. En fin.

En la razón, el sentido común y el discernimiento de una persona sensata, jamás existirá la esperanza de que los productores de televisión tendrán un “momento de iluminación” o un “lapsus inteligentus” para darse cuenta lo que promueven, en eso estamos de acuerdo, esperemos que los padres de familia, los productores de televisión y aquellos que dicen "que exagerado es este blog", estén listos cuando la salud emocional, mental y espiritual de nuestros hijos, envié la factura.

De cualquier modo, estamos de acuerdo, las instituciones educativas, la familia, pero sobre todo los padres que es a los que debe interesar directamente, no hacen nada con los niños o forman un filtro visual, los que se hacen ricos les interesa menos.

El sistema en el que funciona el mundo debe ser cuestionado, discernido y juzgado. Ahora que es tiempo, porque existe el “punto sin retorno” y México, está a punto de llegar a él.

Tomas Aguilar Piceno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada